Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Mujeres trabajadoras

Mi bisabuela nació en 1889. Un año después que el turrón más caro del mundo. No es que quiera hacer un chiste, es que quiero subrayar lo mucho que ha llovido desde entonces. Se casó joven y se vino a vivir a una casa en el barrio del Carmen. Siendo aún una niña, a los 19 años, tuvo a su primera hija, que sería mi abuela. Según cálculos de mi tía la mayor, mi bisabuela debió de pasar aproximadamente por 12 embarazos: cinco hijas, tres niños muertos antes de los dos años y un buen puñado de abortos. Las tres últimas tuvieron que ser criadas por un ama, porque a ella ya no le quedaba leche para amamantarlas. Las amas de cría lo eran muchas veces porque sus bebés habían muerto. Salvaban al bebé de otra con las cenizas de su maternidad truncada. Otras tenían para los suyos y los de las demás: eran hermanos de leche. Una de las tres niñas que dieron, una gemela, murió sin cumplir el año. Además de madre, mi bisabuela era comadrona. Ayudaba a traer al mundo los bebés que ella tantas veces habí…

Entradas más recientes

El patio del colegio

Clases de literatura

Arte de agradecer

Doblar calcetines

Otoño en Windsor blanca sobre fondo negro

Empezar V

Las nueve

Bajo el sol