Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Comedia

Cada día, cuando Beatriz pasa por la calle, Dante se asoma a la ventana para poder saludarla. Se le acelera el corazón al presentir sus pasos, el leve rumor de la tela de su vestido, el cambio de temperatura de su sombra proyectada en el empedrado. Todo es significativo en esos breves segundos. Que ella se toque el cabello, que mire hacia el otro lado, que tropiece con los adoquines o se acaricie la boca. Durante el resto de la jornada siguen pasando cosas. Ninguna tendrá importancia. Todo gira imantado en ese encuentro. Todo alumbrado por el recuerdo y por la proyección futura de ese breve momento de contacto. El tiempo sigue pasando. Un día Beatriz deja de sonreírle. Después se marcha definitivamente. Dante escribe, pensando en ella,La vitta nuova,y es ella quien le espera en el cielo de su famosaComedia. Ocho siglos después, el joven José María Micó, se enamora de ella con una pasión casi adolescente y jura que algún día la traducirá al castellano. Hay otras traducciones, claro, pe…

Entradas más recientes

Prestar atención

Los libros mágicos

Mujeres trabajadoras

El patio del colegio

Clases de literatura

Arte de agradecer

Doblar calcetines

Otoño en Windsor blanca sobre fondo negro

Empezar V